La rinoplastia de Sabadell, el tratamiento más efectivo para las deformidades de la nariz

La rinoplastia es un procedimiento quirúrgico que se realiza para corregir anomalías de la nariz. Se trata principalmente de modificar la estructura ósea y cartílago de la nariz para obtener una nueva forma que mejore la simetría facial. La rinoplastia de Sabadell mejora la armonía del rostro del paciente al mismo tiempo que asegura una nariz no quirúrgica.

También se puede cambiar la forma de la parte posterior de la nariz, reducir o aumentar el tamaño, cambiar el ángulo o ensanchar las fosas nasales. La indicación más común para este tratamiento es para tratar la dificultad para respirar por la nariz, en caso de que exista un tabique desviado o una deformación de la forma de la nariz.

La cirugía se suele realizar con anestesia general, aunque en algunos casos concretos se realiza con anestesia local y sedación.

Durante la rinoplastia de Sabadell, el médico corta y moldea el hueso y el cartílago de la nariz para obtener la forma deseada. A veces se hacen incisiones en la base de las fosas nasales. Para ayudar a formar o sostener la pirámide nasal, los diversos tejidos, como el cartílago o el hueso, a menudo se usan como injertos, mientras que los materiales sintéticos rara vez se usan.

En que consiste el proceso de recuperación después de una rinoplastia de Sabadell

Durante los primeros días (7 a 10 días) después de la rinoplastia de Sabadell, el paciente debe usar un aparato ortopédico nasal para asegurarse de que la infección esté controlada, la herida haya cicatrizado bien y no haya movimiento para desalojar el tejido y el cartílago restaurados. Además, en los primeros días puede haber un ligero sangrado, por lo que cuando nos pongamos un vendaje en las fosas nasales, tendremos que cambiar el vendaje a menudo. Si el sangrado continúa durante mucho tiempo, debe acudir rápidamente al médico para verificar si se puede solucionar.

El período posterior a la rinoplastia de Sabadell puede ser un poco estresante o molesto debido a la importancia de la nariz en la respiración, pero es uno de los períodos posteriores a la cirugía que le permite integrarse a su vida diaria. Después de un período de 5 a 7 días, el paciente puede volver a trabajar y hacer una vida normal siempre que no se incluya ningún esfuerzo hasta un mes después de la operación. Es posible que tenga algo de hinchazón y moretones en los primeros días, mejora gradualmente durante unos días.

Es fundamental seguir las recomendaciones de nuestro cirujano, como tomar medicamentos, acostarse boca arriba o usar un aparato ortopédico nasal para una recuperación más rápida y sin problemas.

× ¿Cómo puedo ayudarte?