¿De qué forma puede ayudar una cirugía abdominoplastia cuando tienes diástasis?

La cirugía abdominoplastia puede servir después de un embarazo, cuando la mujer ha tenido una distensión de la piel y sufre de diástasis, es decir, de una separación entre la musculatura abdominal, que puede suponer un problema para su salud.

Esta operación sirve para corregir todos aquellos excesos de grasa y de piel que se han generado en la zona abdominal, sobre todo en el abdomen medio y bajo, para tensar los músculos de la pared abdominal.

¿Qué tener en cuenta antes de la cirugía abdominoplastia?

Es importante estudiar cada caso particular y esperar el tiempo prudencial que sea necesario antes de intervenir, teniendo en cuenta su situación actual, si sigue con lactancia materna, si necesitará coger peso, si podrá recuperarse de forma adecuada, si cuenta con otros problemas añadidos como puede ser una hernia umbilical, etc.

Embarazos múltiples, un gran aumento o pérdida de peso en el embarazo pueden haber estirado demasiado los músculos abdominales y la piel de un modo, que es difícil que vuelvan a recuperar la normalidad. Todo puede ayudar; ejercicios, alimentación… pero en ocasiones es necesario algo mayor, como una cirugía de abdominoplastia.

Esta intervención suele ser la mejor opción para mujeres que, tras pérdidas de peso importantes o embarazos presentan una gran flacidez abdominal con diástasis, es decir, una separación de los músculos rectos abdominales. En nuestra clínica comprobamos cuál es el mejor momento para realizar esta cirugía de abdomen y estudiamos cada caso, para conseguir los mejores resultados y para no poner en riesgo, en ningún caso, la integridad física del paciente.

Es una intervención en la que se hace una incisión en el pubis y se extiende lateralmente, para proceder al despegamiento de la piel y la grasa sobrante hacia arriba. Después, se sutura la musculatura abdominal y se retira el exceso demograso. Se puede combinar también la técnica de la liposucción en algunas zonas para definir mejor el perfil y así conseguir un resultado mucho más preciso de la figura de la paciente.

La incorporación a la vida normal del paciente se recomienda a partir de los 15 días, aunque es necesario estudiar a cada paciente y sus necesidades, para estipular la mejor forma de recuperarse, siempre teniendo en cuenta que se trata de una cirugía mayor.

Contacta con nosotros y te explicaremos detalladamente todos los pasos de esta cirugía de abdominoplastia. Queremos conocerte y ver, in situ, cuál es el estado de tu abdomen para determinar cuál es el proceso más adecuado para descartar hernias, comprobar cuánta piel y grasa sobra en tu cuerpo y de qué forma podemos conseguir que tu abdomen vuelva a su estado original.

Además de conseguir un aspecto más bello, con la cirugía de abdominoplastia, conseguirás una mayor comodidad y un físico más saludable, para moverte, hacer deporte y conseguir que tu diástasis no te provoque problemas de salud a corto o largo plazo.

× ¿Cómo puedo ayudarte?