Rinoplastia, una operación de cirugía plástica cada vez con más demanda

Hoy queremos hablarte de la rinoplastia, es decir, la operación de cirugía plástica de la nariz, porque cada vez son más las personas que se atreven a solucionar problemas de tamaño, forma o desviación de tu nariz para mejorar la simetría y el aspecto de su rostro.

Además, en el artículo de hoy también queremos darte algunos consejos que es importante llevar a la práctica antes, durante y después de la operación, para conseguir los mejores resultados en el menor tiempo posible y saber muy bien qué debes hacer y qué no, para conseguir resultados exitosos en tu nariz.

La nariz es una de las partes de nuestro rostro que define más nuestra expresión y, por tanto, también nuestra personalidad. Pero muchas personas han nacido con narices realmente desproporcionadas para su tamaño, desviadas o con formas que no les hacen sentir cómodas o les afean el rostro, por eso acuden a nuestra Clínica de cirugía plástica a eliminar este problema y conseguir soluciones adecuadas.

Los mejores consejos para la operación de cirugía plástica de la nariz

El primer consejo que te damos es que no intentes imitar otras narices que te hayan gustado, porque cada nariz es distinta y lo más importante es consultar con un especialista en cirugía plástica que valore las posibilidades que tienes.

Mantén una comunicación permanente y sincera con tu cirujano, que te permita estar seguro y confiado, ya que someterte a una operación es una acción importante de la que tienes que estar seguro.

También te aconsejamos que no fumes, durante al menos 15 días antes de la operación, ya que es la forma de que el organismo elimine la nicotina, nuestras arterias recuperen su tamaño y la sangre llegue con normalidad a los tejidos. El tabaco está completamente desaconsejado porque puede provocar vasoconstricción en los capilares sanguíneos, pudiendo dificultar la llegada de nutrientes y oxígeno a la zona de la nariz, complicando la cicatrización de la rinoplastia.

El alcohol o las comidas pesadas antes de la rinoplastia también se desaconsejan, ya que el primero aumenta el riesgo de sangrado durante y/o después de la operación y las comidas copiosas tampoco ayudan. De hecho, se recomienda una cena suave el día antes de la operación y después ayuno hasta la entrada a quirófano, como pasa en cualquier intervención.

Tras la operación de tu nariz, lo mejor es que mantengas la cabeza elevada todo lo posible y hagas reposo manteniendo los apósitos limpios, para evitar infecciones. Puedes colocar frío en la zona para aliviar la hinchazón.

Si quieres contactar con nuestra Clínica de cirugía plástica, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros a través de nuestra página web a través del formulario de contacto.

× ¿Cómo puedo ayudarte?