¿Para qué sirve la blefaroplastia?

Cuando hablamos de blefaroplastia nos estamos refiriendo a la cirugía estética de los párpados, que sirve para corregir el exceso de piel que puede producirse en los mismos. Normalmente, se corrigen las bolsas que se generan en la zona inferior del ojo y la caída natural que tienen los párpados, así como en el resto de tejidos que rodean la zona del ojo.

El paso del tiempo, la genética y la fuerza de la gravedad se hacen presentes y provocan este tipo de apariencia en nuestros ojos generando, en ocasiones, un aspecto antiestético y envejecido del rostro, además de provocar algunos problemas de visión, en los casos más graves.

¿Qué beneficios tiene la operación de párpados o blefaroplastia?

Es una intervención sencilla y proporciona muy buenos resultados, ya que en el mismo momento que se soluciona el problema estético, también se está mejorando la funcionalidad en los ojos, presentando una serie de beneficios como:

Mejora del campo de visión. La blefaroplastia mejora la capacidad visual de las personas, es decir, que la zona del ojo no tiene ningún tipo de obstáculo y el rango de percepción de los ojos es mayor. Esto se produce porque la flacidez que sufre el párpado superior podría acabar cubriendo parte del ojo y reducir, así, el campo de visión. Si eliminamos este exceso, este problema deja de existir.

Eliminación de las bolsas. Muchas personas acuden a la clínica muy preocupadas porque sienten que, con la caída de párpados y la aparición de bolsas, ya no reconocen su rostro y ven que ha perdido vigor y atractivo. La aparición de bolsas aporta un aspecto envejecido que puede llegar a afectar a la autoestima y a calidad de vida de las personas, ya que se sienten incómodas con esta apariencia. Gracias a la blefaroplastia pueden solucionar este problema de una forma sencilla y segura, sin tener que pasar por una operación complicada ni por un largo post operatorio, de modo que encuentran en esta cirugía una solución ideal para acabar con este problema.

Cuidar los ojos

Como siempre hemos oído, los ojos son el espejo del alma, de modo que es muy importante que sea una zona cuidada y que transmita realmente quienes somos, tal como nos hemos visto siempre. Es recomendable utilizar contorno de ojos, serum, crema hidratante, mascarillas calmantes y todo tipo de rituales de cuidados, además de descansar y llevar una alimentación saludable, para que nuestros ojos y nuestro rostro luzca bonito, por muchos años que pasen.

La blefaroplastia puede suponer un antes y un después en tu apariencia, recuperando un aspecto natural, como el que siempre habías tenido durante tu juventud.

Son problemas muy sencillos de corregir, que pueden dar un cambio considerable al rostro, para devolverte un atractivo natural y presentar un aspecto mucho más saludable y juvenil.