¿Qué información revelan tus pechos sobre tu salud?

A veces nuestros pechos pueden dar signos de buena o de mala salud, dependiendo de muchos factores que pueden percibirse a simple vista, relacionados con la forma o el tamaño. Como especialistas en la operación de pechos queremos explicarte síntomas y posibles causas.

¿Qué pasa si han crecido?

Aunque puede ser una gran noticia para muchas personas, si notamos que nuestros pechos han aumentado considerablemente su tamaño sin motivo aparente (embarazo, periodo menstrual), puede querer decir que algo no marcha bien. Al ser tejido graso, las mamas acostumbran a aumentar de tamaño cuando nosotros subimos de peso, por lo que también deberíamos notar una subida de talla en nuestros pantalones, por ejemplo.

Además de la grasa, los pechos también cuentan con conductos de leche, por lo que un aumento de pechos puede significar el inicio de un embarazo aunque también puede indicar un cambio hormonal provocado por anticonceptivos. Te recomendamos visitar a un ginecólogo que pueda determinar, exactamente, a que se debe este aumento repentino.

¿Y si han encogido?

Si tus pechos han encogido y no se debe a una pérdida de peso general de tu cuerpo, puede querer decir que tus niveles de estrógenos también están descendiendo o bien que estás a punto de entrar en la menopausia, una fase que vive la mujer en la que los senos “adelgazan”, ya que esta hormona femenina, que es la responsable de aumentar o disminuir el tamaño de los senos hace que aumente durante la pubertad y que descienda bruscamente cuando la mujer llega a la etapa de la menopausia.

¿Qué pasa cuando cambian de forma?

Cuando se pasa por un periodo de lactancia y a medida que pasan los años, los ligamentos que se encargan de mantener firmes nuestros senos se van rompiendo y la piel, en consecuencia, va perdiendo elasticidad. La forma del pecho se cae y la posición natural de tus senos quedas completamente borrada y es por eso por lo que mucha gente decide someterse a una operación de pechos. Aunque te aconsejamos consultar con un especialista este cambio de forma en tus senos, porque también podría querer manifestar un signo de alguna otra enfermedad.

Bultos o golpes

Si encuentras un bulto en tus pechos pide cita con tu ginecólogo tan pronto como sea posible, para poder descartar el peor pronóstico. Aunque no tiene porque ser nada malo, en muchos casos se trata de algún quiste o de fibra o grasa que se genera en el pecho, en muchos casos después o durante un proceso de lactancia.

Secreción o cambios en el aspecto del pezón

La secreción en el pezón puede tener distintas texturas y tonalidades. No suele ser un signo de cáncer y puede aparecer por utilizar píldoras anticonceptivas, medicamentos o sufrir infecciones. La secreción es un líquido que sale del pezón y que puede ir acompañado de un poco de sangre.

Dolor

Los cambios hormonales durante el periodo menstrual pueden hacerlos más sensibles, por lo que es importante utilizar sujetadores adaptados a nuestro cuerpo, que no aprieten demasiado o sean demasiado ajustados. El dolor puede estar causado por muchos motivos, un quiste, un fibroadenoma, una mastitis, un saco lleno de líquido, etc.

Como especialistas en la operación de pechos queremos explicarte que en nuestra Clínica podrás solucionar cualquiera de estos cambios, si la solución está en el ámbito estético. Con una operación de pechos puedes devolver a tus senos su posición y forma original, volviéndote a sentir tu misma.

Leave A Comment